martes, julio 31, 2007

De nuevo CAPITÁN HARLOCK


"Cuando los mares de la Tierra se extinguieron, todos afirmaron que a la humanidad le había llegado su hora...
Hubo, sin embargo, algunos que volvieron la vista al infinito mar que se abría sobres sus cabezas y, deplorando el camino que había tomado la humanidad, creyeron con inquebrantable fe en un nuevo y brillante futuro para los hombres... Fueron ellos quienes partieron entonces hacia ese nuevo mar infinito: el Espacio.
La gente se mofó de estos hombres que, en una muestra de valor incomparable, se embarcaron en una nueva aventura.
Les llamaron ilusos, y consideraron que estaban fuera de la ley por perseguir un sueño imposible... Esta es una historia de dicha época... Era el año 2977..."


Así empezaba una de las más míticas series de animación, por no decir una de las mejores que ha día de hoy ha concebido ser humano. Romanticismo, nostalgia, soledad, valor, amistad, libertad... todo está en Capitán Harlock, el epítome de la space-opera a la que dio vida el genio Leiji Matsumoto en 1976.

Os dejo con un video de actores reales hecho por un fan que no deja de tener su merito y que ha sido la excusa para volver a colgar un post del pirata espacial.



4 comentarios:

Raule dijo...

Grande grande... pero podemos superarlo ;D
Un abrazo, metalman!

Cisne Negro dijo...

Uno de mis ídolos de infancia! Incluso llevo el nick en algunos foros de emule... Un saludo!

Daykoku dijo...

Es difícil superar a Matsumoto. Y encima no hay manera de que en España nadie reedite la serie antigua en DVD. Una lástima. Harlock poseía unos valores del que carecen muchas de las series que hoy día se crean. Valores que harían mucho bien a los jóvenes de hoy día y que nos permitirían reflexionar a los que ya no lo somos tanto (Mierda, esto es pensamieto pureta ¿verdad?).

Por cierto, Cisne Negro, ¡gran honor que visites mi blog! ¡La gente espera Joven Lovecraft 2ª Edición!

Morgan Blackhand dijo...

Sí que es pensamiento pureta pero, si más pensasen como nosotros, otro gallo cantaría. No sé qué sería de ti sin las joyitas que te paso (como ésta).