sábado, julio 29, 2006

THE RUNES OF THE EARTH


Me quedé mudo de sorpresa cuando hace cosa de un par o tres de meses, por casualidad o debido a la inevitabilidad del destino, ojeando libros en inglés en la sección del Fnac, me encontré leyendo un nombre que no esperaba volver a a ver: Thomas Covenant. Empecé a temblar de emoción. No podía creérmelo. Así que volví a leer el título del libro que sostenía entre mis manos: THE RUNES OF THE EARTH - First Book of THE LAST CHRONICLES OF THOMAS COVENANT, de Steven R. Donaldson.

De pronto acudieron a mi palabras y nombres que casi ya había olvidado, relegadas al oscuro cuarto de los recuerdos, en la sección de 'recuerdos dignos de esculpirse en mármol y labrarse en oro'. Incrédulo. Execrable. Despreciativo. Delirantes. Magia Indomeñable. Oro Blanco. Piedra Deleitosa. Los Amos. Corazón Salado Vasallodelmar. Haruchai. Ranyhyn. Aliantha. Sol Ban. Solsapiente. Elohym. Vain. Esperpento de la Arena. La Piedra de Illearth. El Árbol Único. Kevin Pierdetierra... Nombres que no he podido olvidar del todo a causa de lo que significaron para mi a la edad de catorce años los 6 libros de Steven R. Donaldson. Tal vez el mejor autor de fantasía después de J.R.R. Tolkien.

Las Crónicas de Thomas Covenant el Incrédulo (1977) y las Segundas Crónicas de Thomas Covenant (1986/87) tienen como protagonista al escritor Thomas Covenant, que pasa de ser un hombre de éxito a ser un paria tras contraer la enfermedad de la lepra. Abandonado por su mujer y apartado de su hijo, despreciado y temido por sus vecinos, inexplicablemente despierta en un mundo llamado El Reino. Éste es un mundo lleno de vida y naturaleza, de pureza y de magia, un mundo que inexplicablemente le cura le lepra y le devuelve la sensiblidad perdida hace tanto. Por otra parte los habitantes del Reino le consideran la reencarnación de un antiguo héroe y su alianza de boda, un anillo de oro blanco, parece ser un poderoso amuleto que desencadena la poderosa magia indomeñable, capaz de destruir el mundo o de salvarlo, dependiendo del portador. Pero el Reino tiene aprisionado un Enemigo, el Amo Execrable, llamado también el Despreciativo, quien parece querer usar a Covenant como el instrumento de la destrucción del Reino y de su liberación. Frente a todo esto a Covenant no le queda más remedio que creer que todo lo que le está pasando es un sueño y autoproclamarse el Incrédulo.

No explicaré de que van las dos trilogías anteriores simplemente añadiré que tras haberla releído de nuevo sigue pareciéndome magistral la manera en que los personajes evolucionan y cómo se enfrentan a sus miedos más internos y escondidos. Cómo al final, cuando ya nada queda, pues todo se corrompe bajo la voluntad del Despreciativo, persiste una única certeza y es la voluntad de elegir uno mismo. El poder corrompe, pero negarlo conlleva a la destrucción.
Covenant es el anti-héroe por antonomasia, más que Frodo o Elric de Melniboné, por poner unos ejemplos de características semejantes. Leproso, incrédulo, violador, asesino...el pobre Covenant lo tiene todo sin haberlo deseado y estos pecados y su culpa serán la carga que le mortifiquen a lo largo de sus andanzas por el Reino, pero a la vez serán los que le den la fuerza para luchar contra su mayor enemigo, él mismo.

Con THE RUNES OF THE EARTH Steven R. Donaldson retoma, tras casi treinta años, a la que fuera compañera y amante de Thomas Covenant, Lynden Avery, y la hace volver al Reino donde han pasado casi cuatro mil años desde el último enfrentamiento con el Amo Execrable. Antiguos aliados ahora viven enfrentados. La ignorancia y el olvido del pasado impiden cualquier tipo de ayuda o esperanza a la Escogida, quien a su pesar no puede impedir que el Despreciativo rapte a su hijo adoptivo Jeremiah y se apodere de la alianza de oro blanco que estaba en posesión de la ex-esposa de Covenant. Pero el Reino, a pesar de haber sido salvado anteriormente, parece condenado a la destrucción pues la única que parece ser capaz de impedirlo ha decidido que por rescatar a su hijo destruirá la misma tierra.

La verdad es que ha sido un placer volver a leer a Steven R. Donaldson y retomar su obra maestra aportando como siempre originalidad y emotividad a un mundo complejo lleno de antiguos relatos y personajes de una grandeza sin igual. La nueva saga de Covenant parece ser que constará de cuatro volúmenes.

De momento el primero ha sabido a gloria y seguramente el autor no defraudará con los otros tres. Las anteriores ediciones en España las publicó Acervo Ediciones, aunque después de saldar casi todo su fondo editorial, veo difícil que publiquen esta nueva saga. A ver quién lo hará.

"(...)El Poder es una Paradoja,
porque el Poder no existe sin la Ley;
y la magia indomita no tiene Ley,
y el Oro Blanco es una paradoja
porque habla por el hueso de la vida,
pero no forma parte del Reino.
Y quien porta Oro Blanco de magia indomita
es una paradoja...
pues es todo y nada,
heroe y loco,
potente, impotente...
y con la única palabra de verdad o traición
salvará o condenará la Tierra
porque esta loco y cuerdo,
es frio y apasionado,
se ha perdido y ha sido encontrado."

1 comentario:

Jodri dijo...

Vaya me suena tu cara de la Joso si...